Secuestros de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte
  • Página inicial>
  • Secuestros de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte>
  • Más información sobre los secuestros

Más información sobre los secuestros

Enero de 2010 / Jefatura Central para Casos de Secuestro de Ciudadanos Japoneses

Después de haber negado las acusaciones durante muchos años, el 17 de septiembre de 2002, en la Cumbre entre Japón y Corea del Norte celebrada en Pyongyang, Corea del Norte admitió por primera vez que realmente había secuestrado a ciudadanos japoneses. En la Cumbre, Corea del Norte presentó sus disculpas y prometió no perpetrar más secuestros en el futuro. Actualmente, el Gobierno de Japón tiene identificados a 17 ciudadanos como víctimas de secuestros cometidos por Corea del Norte (ver detalles adjuntos). De estos 17, a cinco se les permitió volver a Japón el 15 de octubre de 2002, unos 24 años después de su secuestro en Japón. (Sus familias llegaron a Japón en mayo y julio de 2004.) Corea del Norte permaneció mucho tiempo sin dar una explicación verosímil de la suerte que habían corrido los otros secuestrados, a pesar de la promesa realizada en la Segunda Cumbre entre Japón y Corea del Norte, celebrada el 22 de mayo de 2004, en la que se comprometía a reiniciar inmediatamente una investigación exhaustiva para dilucidar los hechos sobre estos casos. Sin embargo, en las Reuniones de Consulta entre Japón y Corea del Norte realizadas en junio de 2008, Corea del Norte manifestó su intención de reanudar las investigaciones acerca del problema de los secuestros, y en las Reuniones de Consulta de agosto del mismo año se llegó a un acuerdo sobre el objetivo de estas investigaciones y la forma concreta de llevarlas a cabo. A partir de este acuerdo, Corea del Norte realizaría una investigación exhaustiva sobre las víctimas de los secuestros, como acción concreta a fin de resolver el problema de los secuestros, es decir, con el fin de encontrar a los sobrevivientes y permitir su regreso al país.

El Gobierno de Japón sostiene que los secuestros de ciudadanos japoneses constituyen un tema de suma importancia que afecta tanto a la soberanía de Japón como a la vida y a la seguridad de sus ciudadanos, y que mientras este tema no quede resuelto, no podrán normalizarse las relaciones diplomáticas con Corea del Norte. En base a esta política, y puesto que hasta ahora Corea del Norte no ha aportado una explicación suficiente, ni ha mostrado pruebas satisfactorias, el Gobierno de Japón ha exigido, como siempre, que todos los secuestrados, cuyo paradero se desconoce y por lo cual se supone que están vivos, sean repatriados sanos y salvos a Japón. Además, ha exigido que se proporcione una explicación completa y exacta de cada caso y que se lleve a cabo la entrega de los autores de los secuestros a las autoridades japonesas. El Gobierno de Japón piensa continuar las negociaciones con Corea del Norte para que se inicie cuanto antes una investigación exhaustiva que conduzca al pronto regreso al país de los sobrevivientes, y así resolver dentro de poco / en seguida el problema de los secuestros.

  Corea del Norte ha sostenido en reiteradas oportunidades su opinión de que “Japón persiste en utilizar el problema de los secuestros para evadir la deuda histórica”. Sin embargo, el Gobierno de Japón ha reiterado en diversas ocasiones su sincera intención de resolver los problemas del pasado, tal como se acordó en la Declaración de Pyongyang, por lo cual considera esta opinión inaceptable. Al mismo tiempo, continuará exigiendo a Corea del Norte que tome cuanto antes las medidas necesarias para resolver el problema de los secuestros. El Gobierno de Japón está realizando investigaciones y averiguaciones porque es posible que existan otros secuestrados, además de las 17 personas ya identificadas. Si hubiera casos adicionales identificados como secuestros, el Gobierno de Japón los tratará apropiadamente con Corea del Norte.

  1. 1. Antecedentes
  2. 2. Conversaciones entre Japón y Corea del Norte sobre los secuestros
  3. 3. Esfuerzos realizados por la comunidad internacional
  4. 4. Medidas adoptadas en Japón

1. Antecedentes

En el período comprendido entre la década de los 70 y los 80, se produjo una serie de casos de desapariciones de ciudadanos japoneses en circunstancias sospechosas. Las investigaciones efectuadas por las autoridades japonesas y los testimonios de agentes norcoreanos exiliados dieron a conocer que era muy probable que muchos de estos incidentes fueran secuestros perpetrados por Corea del Norte. Desde 1991, el Gobierno de Japón ha aprovechado todas las ocasiones posibles para tratar el tema de los secuestros con Corea del Norte, que persistentemente negó su participación. Sin embargo, en la Cumbre entre Japón y Corea del Norte, en septiembre de 2002, Corea del Norte admitió por primera vez que había secuestrado a ciudadanos japoneses.

Se considera que hay diversos motivos posibles para que se hayan perpetrado estos crímenes sin precedentes, instigados por Corea del Norte: la falsificación de identidad de agentes norcoreanos; el uso de las víctimas como instructores para que los agentes norcoreanos puedan hacerse pasar por japoneses; y el reclutamiento para el grupo Yodo-go (consulte la nota abajo), al que Corea del Norte sigue dando refugio. Además de los 17 ciudadanos japoneses identificados como secuestrados, puede haber otras personas que hayan sido secuestradas por Corea del Norte. El Gobierno de Japón está llevando a cabo las investigaciones necesarias y, hasta el momento, se han revelado nuevos posibles casos de secuestros en Japón de ciudadanos de otras nacionalidades (ciudadanos norcoreanos que residen en Japón) y de personas en otros países. [Consulte abajo los ítems 3.1 (b) y 4.1 (a) para más información.]

En Japón, ciudadanos preocupados comenzaron a desarrollar campañas para exigir el retorno de los secuestrados, incluyendo la creación de la Asociación de Familias de Víctimas Secuestradas por Corea del Norte (conocida con el nombre de Asociación de Familias) en 1997. Estas campañas han recogido más de siete millones seiscientos cincuenta mil firmas hasta la fecha, que han sido presentadas al Primer Ministro de Japón.

Nota: El grupo Yodo-go hace referencia a un grupo de secuestradores aéreos, y a sus familias, que se apoderaron del vuelo 351 de Japan Airlines (conocido como Yodo-go) y lo hicieron volar ilegalmente a Corea del Norte el 31 de marzo de 1970.

2. Conversaciones entre Japón y Corea del Norte sobre los secuestros

(1) Primera Cumbre entre Japón y Corea del Norte (septiembre de 2002)

  1. (a)  El presidente de Corea del Norte, Kim Jong-Il, reconoció los secuestros de ciudadanos japoneses por parte de su país y pidió perdón, por primera vez, el 17 de septiembre de 2002, en la Cumbre entre Japón y Corea del Norte, después de haber negado persistentemente todas las acusaciones durante muchos años. En aquel momento, el Gobierno de Japón estaba exigiendo averiguaciones sobre 13 personas identificadas como secuestradas. De éstas, Corea del Norte afirmó que cuatro se encontraban con vida, ocho habían muerto y no había constancia de que la otra persona hubiera entrado en Corea del Norte. La delegación norcoreana también reconoció el secuestro de otra persona, sobre la cual el Gobierno de Japón no había solicitado ninguna investigación, y confirmó que aún estaba con vida. (Sin embargo, respecto a su madre que desapareció al mismo tiempo, Corea del Norte afirma que en posteriores investigaciones no se ha encontrado ninguna prueba de que hubiera entrado en su territorio.) En esta Cumbre, Corea del Norte se comprometió, luego de haber castigado a los culpables, a no repetir nunca más estos secuestros. Al mismo tiempo, prometió permitir que los secuestrados se reúnan con sus familias y vuelvan a Japón.
    El Primer Ministro de aquel entonces, Junichiro Koizumi, presentó una enérgica protesta ante el Presidente Kim Jong-Il, exigiéndole que se continúen las investigaciones, se efectúe la repatriación de los sobrevivientes y se ponga fin a estos casos de secuestros.
  2. (b)  En un anuncio público realizado el mismo día de la Cumbre, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano afirmó que Corea del Norte estaba dispuesta a tomar las medidas necesarias para permitir el regreso de los secuestrados a Japón.

(2) Envío de un equipo de investigación (de septiembre a octubre de 2002)

Desde el 28 de septiembre al 1 de octubre de 2002, el Gobierno de Japón envió un equipo de investigación para que se reuniera con las víctimas sobrevivientes y recogiera información sobre las personas secuestradas cuya situación se desconocía hasta el momento. Sin embargo, Corea del Norte proporcionó solamente una cantidad limitada de información al equipo, la mayoría de la cual era inconsistente y de dudosa credibilidad. En un caso concreto, las pruebas forenses practicadas en los “restos” entregados por Corea del Norte, alegando que eran los del Sr. Kaoru Matsuki, demostraron que pertenecían a otra persona. En la 12a ronda de las Conversaciones para la Normalización de Relaciones Diplomáticas entre Japón y Corea del Norte, celebrada en Kuala Lumpur el 29 y 30 de octubre de 2002, el Gobierno de Japón presentó 150 incongruencias encontradas en la información proporcionada por Corea del Norte y solicitó más información al respecto. No obstante, hasta el momento Corea del Norte no ha suministrado una respuesta satisfactoria a esta solicitud.

(3) Regreso de cinco secuestrados a Japón (octubre de 2002)

  1. (a)  En respuesta a las demandas realizadas por el Gobierno de Japón, Corea del Norte dejó en libertad a cinco secuestrados (Yasushi y Fukie Chimura, Kaoru y Yukiko Hasuike, y Hitomi Soga) que llegaron a Japón y volvieron a reunirse con sus familias el 15 de octubre de 2002.
  2. (b)  El Gobierno de Japón anunció, el 24 de octubre, que las víctimas de los secuestros permanecerían en Japón, según el criterio de que necesitaban un entorno que les permitiera decidir libremente su futuro y el de sus familias, que se encontraban aún en Corea del Norte. Asimismo, el Gobierno exigió firmemente a Corea del Norte que garantizara la seguridad de las familias de las víctimas en Corea del Norte y que se determinara a la brevedad una fecha para que fueran a Japón.
    El regreso de los familiares y la obtención de una explicación completa sobre el paradero de los secuestrados cuya suerte todavía se desconocía se convirtieron en puntos polémicos sobre los que se continuaron las negociaciones entre Japón y Corea del Norte.

(4) Segunda Cumbre entre Japón y Corea del Norte (mayo de 2004)

Junichiro Koizumi (Primer Ministro en aquel momento) viajó a Corea del Norte el 22 de mayo de 2004, para confirmar la intención de cumplir los puntos acordados en la Declaración de Pyongyang en la Primera Cumbre entre Japón y Corea del Norte, y para restablecer la confianza entre ambos países. Las conversaciones se centraron en la cuestión de los secuestros y otros puntos conflictivos entre Japón y Corea del Norte, así como en temas relacionados con la paz y la seguridad en el noreste de Asia, tales como las armas nucleares y los misiles balísticos. Durante estas conversaciones, los dos mandatarios acordaron los siguientes puntos en relación con el tema de los secuestros.

  • Corea del Norte acordó permitir que los cinco familiares de Kaoru y Yukiko Hasuike y de Yasushi y Fukie Chimura volvieran a Japón. (En este viaje, el Primer Ministro negoció durante una hora el viaje de los tres familiares de la Sra. Soga a Japón. Aunque su marido y sus hijos no viajaron el mismo día que los otros, finalmente llegaron a Japón el 18 de julio.)
  • Corea del Norte acordó reiniciar inmediatamente las investigaciones desde cero para aclarar los hechos de aquellas personas secuestradas cuya situación sigue sin conocerse hasta el momento.

(5) Reuniones de Consulta a Nivel Oficial entre Japón y Corea del Norte (agosto, septiembre y noviembre de 2004)

  1. (a)  Posteriormente, se celebraron las Reuniones de Consulta a Nivel Oficial entre Japón y Corea del Norte en Pekín, el mismo año. Se realizó una primera ronda el 11 y 12 de agosto y una segunda ronda el 25 y 26 de septiembre. La parte norcoreana presentó los resultados preliminares de las investigaciones sobre los secuestrados cuya situación seguía sin conocerse. Sin embargo, Corea del Norte no proporcionó evidencias adecuadas ni documentación suficiente que respaldara la información que presentó.
  2. (b)  Como continuación de las dos primeras reuniones, una tercera ronda de Reuniones de Consulta a Nivel Oficial entre Japón y Corea del Norte se realizó en Pyongyang, del 9 al 14 de noviembre de 2004. Las conversaciones duraron más de 50 horas y, además de los ruegos y preguntas dirigidos directamente al Comité de Investigación, se tomaron las declaraciones de un total de 16 “testigos”. También se realizaron inspecciones sobre el terreno de instalaciones y otros lugares relacionados con los secuestros.
    En la tercera ronda de Reuniones de Consulta también se trataron los casos de personas desaparecidas que no han sido identificadas por el Gobierno de Japón como secuestradas, pero en los que no puede descartarse la posibilidad de que hayan sido casos de secuestros por Corea del Norte. El Gobierno de Japón presentó a la parte norcoreana los nombres de cinco de estas personas desaparecidas y solicitó información pertinente. Asimismo, el Gobierno de Japón solicitó que se proporcionara inmediatamente información adicional sobre el secuestro de cualquier ciudadano japonés, identificado o no, por el Gobierno de Japón. En respuesta, Corea del Norte afirmó que no había ninguna evidencia de que alguna de esas cinco personas hubiera entrado en Corea del Norte.
  3. (c)  El Gobierno de Japón inmediatamente revisó la información y examinó las pruebas materiales presentadas por Corea del Norte en la tercera ronda de Reuniones de Consulta. El 24 de diciembre de 2004, el Gobierno presentó los resultados a la opinión pública. Al día siguiente, el 25 de diciembre, el Gobierno de Japón comunicó a Corea del Norte, tanto verbalmente como por escrito, los puntos que se mencionan a continuación. También en esta ocasión, el Gobierno de Japón presentó a Corea del Norte un resumen de sus conclusiones y los resultados de las pruebas practicadas en los restos que Corea del Norte afirmaba que eran los de la Srta. Megumi Yokota.
    • No existe evidencia que corrobore las pruebas físicas o las declaraciones presentadas por Corea del Norte en la tercera ronda de Reuniones de Consulta a Nivel Oficial entre Japón y Corea del Norte. En ellas se asevera que ocho personas han muerto y que no hay constancia de la entrada de las otras dos personas a Corea del Norte. El Gobierno de Japón considera que estos argumentos son inaceptables y protesta enérgicamente por la falta de sinceridad mostrada por Corea del Norte en estas Reuniones de Consulta.
    • La información y las pruebas aportadas por Corea del Norte hasta la fecha son insuficientes para ofrecer una explicación completa sobre los secuestrados cuyo paradero se desconoce. Tampoco se ha investigado exhaustivamente a partir de cero como se prometió. Existen muchos puntos dudosos y en las pruebas de ADN efectuadas en los “restos” que Corea del Norte dice que pertenecen a la Srta. Megumi Yokota se ha detectado ADN que no es suyo.
    • El Gobierno de Japón exige enérgicamente que se proporcione lo más pronto posible una explicación completa sobre los secuestrados cuyo paradero se desconoce hasta el momento y que se devuelva inmediatamente cualquier sobreviviente a Japón. El Gobierno de Japón está dispuesto a tomar medidas severas en caso de no recibir una respuesta rápida y sincera por parte de Corea del Norte.
  4. (d)  El 26 de enero de 2005, la parte norcoreana presentó un Memorando al Gobierno de Japón, con fecha del 24 de enero. En él, entre otras cosas, Corea del Norte ratifica su postura respecto a los resultados de los análisis de ADN, efectuados por Japón sobre los “restos” que se afirmaba que pertenecían a la Srta. Megumi Yokota, y exige a Japón la devolución de estos restos mortales. El 10 de febrero, el Gobierno de Japón emitió una refutación a ese Memorando, exigiendo una vez más el inmediato regreso a Japón de todas las víctimas de secuestros sobrevivientes y la entrega de información completa sobre estos casos. El 24 de febrero y el 13 de abril, Corea del Norte transmitió una vez más sus objeciones a la postura japonesa, que fueron rechazadas por el Gobierno de Japón señalando una vez más la objetividad y la naturaleza científica de los resultados de sus análisis.

(6) Reunión de Consultas Paralelas entre Japón y Corea del Norte (febrero de 2006)

La Reunión de Consultas Paralelas entre Japón y Corea del Norte para tratar en conjunto el problema de los secuestros, de las armas nucleares y misiles, y de la normalización de relaciones diplomáticas, se llevó a cabo en Pekín, del 4 al 8 de febrero de 2006. La reunión sobre el tema de los secuestros duró 11 horas en total. Durante estas consultas el Gobierno de Japón exigió una vez más la repatriación de todos los secuestrados sobrevivientes, la promesa por parte de Corea del Norte de iniciar una nueva investigación para revelar la verdad sobre los casos que no estaban resueltos y la entrega de los autores de los secuestros a las autoridades japonesas.

Como respuesta a las exigencias de Japón, la parte norcoreana reiteró que todos los secuestrados sobrevivientes habían sido repatriados a Japón. Insistió que ya se había investigado el asunto y reafirmó los resultados obtenidos en las investigaciones realizadas en el pasado. Además, rechazó continuar las investigaciones sobre los casos en que se desconoce la situación en que se encuentran las víctimas. Corea del Norte también replicó que las exigencias por parte de Japón de extraditar a los autores de los secuestros no eran nada más que una maniobra política y rehusó su cumplimiento.

Obviamente, Corea del Norte no dio muestras de tener la intención de progresar hacia la resolución del tema de los secuestros. Es más, la parte norcoreana exigió que siete ciudadanos japoneses, que participan en actividades para ayudar a desertores de Corea del Norte, fueran extraditados a Corea del Norte por violación de las leyes norcoreanas.

(7) Corea del Norte lanza misiles balísticos y anuncia la realización de pruebas nucleares (julio y octubre de 2006)

  1. (a)  Corea del Norte lanzó siete misiles balísticos en dirección a Japón el 5 de julio de 2006. En respuesta a esto, el Gobierno de Japón aplicó nueve sanciones contra Corea del Norte el mismo día. Una de ellas, la prohibición de entrada del buque transbordador norcoreano Mangyongbong-92 a puertos japoneses. El Gobierno de Japón condenó enérgicamente las acciones de Corea del Norte, a la vez que notificó el contenido de dichas sanciones. Además, Corea del Norte desafió abiertamente las repetidas advertencias que había recibido de la comunidad internacional y anunció el 9 de octubre que había llevado a cabo una prueba nuclear. El Gobierno de Japón realizó una enérgica protesta expresando su más firme condena a tales pruebas nucleares y el día 11 del mismo mes respondió con la adopción de cuatro sanciones contra Corea del Norte, entre las que se encontraban la prohibición de entrada a puertos japoneses de todos los buques con bandera norcoreana y la prohibición de todas las importaciones procedentes de Corea del Norte.
  2. (b)  Esta serie de sanciones en contra de Corea del Norte fue adoptada teniendo en cuenta la situación política internacional y considerando los diferentes factores complejos que conformaban las circunstancias reinantes en su totalidad. Uno de los factores que influyó en la decisión de aplicar estas sanciones fue la falta de una actitud sincera por parte de Corea del Norte para dar una solución a la cuestión de los secuestros. En vista de la falta de progreso concreto sobre el tema de los secuestros, dos de aquellas sanciones, es decir, la prohibición de entrada a buques de bandera norcoreana en puertos japoneses y la importación de productos norcoreanos, se aplicaron reiteradamente en cuatro períodos sucesivos de seis meses el 10 de abril y el 9 de octubre de 2007, y el 11 de abril y el 4 de octubre de 2008. Sin embargo, debido a un nuevo lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte el 5 de abril de 2009, además de la falta de acciones concretas con respecto al problema de los secuestros, el día 10 del mismo mes el Gobierno de Japón decretó una extensión por un año del plazo de dichas sanciones, y añadió dos nuevas sanciones a fin de determinar con mayor precisión el movimiento de fondos hacia aquel país. (Además, el 16 de junio del mismo año se recibió un comunicado acerca de las pruebas nucleares subterráneas realizadas por Corea del Norte el mes anterior, por lo cual se agregaron dos nuevas sanciones prohibiendo la importación de todos los productos norcoreanos, etc.). (Ver abajo, número 10)

(8) Grupo de Trabajo para la Normalización de las Relaciones Diplomáticas entre Japón y Corea del Norte (marzo y septiembre de 2007)

En las Conversaciones a Seis Bandas celebradas en febrero de 2007, las partes acordaron la creación de un Grupo de Trabajo para la Normalización de las Relaciones Diplomáticas entre Japón y Corea del Norte. La primera reunión del Grupo de Trabajo tuvo lugar en Hanoi el 7 y 8 de marzo de 2007. En esta reunión, el Gobierno de Japón reiteró sus exigencias a Corea del Norte de garantizar la seguridad de todas las personas secuestradas y sus familias, además de permitir su inmediato regreso a Japón, proporcionar una explicación completa sobre los casos y extraditar a Japón a los autores de los secuestros. Sin embargo, la parte norcoreana, no solamente insistió en su anterior postura de que el problema de los secuestros estaba ya resuelto, sino que además hizo un llamamiento a Japón para que pusiera fin a las “sanciones económicas” contra Corea del Norte y en general demostró carecer de una intención sincera para resolver el problema de los secuestros. La segunda reunión del Grupo de Trabajo se celebró en Ulan Bator el 5 y 6 de septiembre. Japón y Corea del Norte acordaron que, en base a la Declaración de Pyongyang, las dos partes trabajarían juntas y dialogarían activamente para  concretar acciones, con el objeto de normalizar las relaciones diplomáticas lo antes posible, superar definitivamente el pasado histórico entre las dos partes y resolver los problemas pendientes. Sin embrago, no hubo ningún progreso respecto a los secuestros en la reunión del Grupo de Trabajo.

El 20 de julio, entre la primera y segunda reunión del Grupo de Trabajo, Corea del Norte presentó un Memorando de su Ministerio de Asuntos Exteriores afirmando que Corea del Norte consideraba que el problema de los secuestros había quedado resuelto y criticaba la postura de Japón ante los secuestros. En respuesta, el Gobierno de Japón realizó una declaración en una conferencia de prensa celebrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores el 25 de julio, en la que explicaba que el Memorando norcoreano era totalmente inaceptable.

(9) Reuniones de Consulta entre Japón y Corea del Norte (junio y agosto de 2008)

Las Reuniones de Consulta entre Japón y Corea del Norte se realizaron en Pekín, el 11 y 12 de junio de 2008. En estas reuniones se ratificaron mutuamente las posturas con respecto al problema de los secuestros y a la deuda histórica, etc. En particular, acerca del problema de los secuestros, se profundizaron seriamente las negociaciones entre los jefes de ambas delegaciones.

Como resultado, Corea del Norte manifestó la intención de modificar su postura de “considerar resuelto el problema de los secuestros”, y de realizar nuevas investigaciones. Mostró también su disposición a colaborar para resolver el problema de las personas vinculadas con el grupo Yodo-go. En respuesta, entre las sanciones aplicadas contra Corea del Norte, Japón manifestó su intención de eliminar la restricción de tránsito de personas y de vuelos chárter, y asimismo permitir la entrada en puertos japoneses a buques de bandera norcoreana sujetos al envío de materiales de ayuda con fines humanitarios.

En las Reuniones de Consulta realizadas en agosto del mismo año se llegó a un acuerdo sobre el objetivo y la forma concreta de llevar a cabo las investigaciones. Según este acuerdo Corea del Norte realizaría una investigación exhaustiva sobre las víctimas de los secuestros, como acción concreta a fin de resolver el problema de los secuestros, es decir, con el fin de encontrar a los sobrevivientes y permitir su regreso al país. Japón, por su parte, manifestó su disposición para eliminar la restricción de tránsito de personas y de vuelos chárter, en el momento en que Corea del Norte inicie sus investigaciones.

Sin embargo, en septiembre del mismo año, en vista del cambio repentino de gobierno en Japón, Corea del Norte anunció su intención de abstenerse de constituir un comité de investigación hasta conocer la opinión del nuevo gobierno acerca del cumplimiento de los acuerdos obtenidos en las Reuniones de Consulta, y desde entonces los acuerdos siguen sin llevarse a cabo. Japón, por su parte, continúa manifestando a Corea del Norte su postura de no modificar el cumplimiento de los acuerdos, y continuará exigiendo el pronto inicio de las investigaciones exhaustivas acerca de las víctimas de los secuestros.

(10) Lanzamiento de misiles por parte de Corea del Norte y anuncio de la realización de pruebas nucleares subterráneas (abril y mayo de 2009)

  1. (a)  El 5 de abril de 2009 volvieron a producirse lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte. En respuesta, el día 10 del mismo mes, el Gobierno de Japón resolvió prolongar por un año las sanciones tomadas contra Corea del Norte desde los lanzamientos de misiles balísticos y las pruebas nucleares del año 2006. Al mismo tiempo agregó dos nuevas sanciones a fin de determinar con mayor precisión el movimiento de fondos hacia aquel país. El 25 de mayo del mismo año, una vez más Corea del Norte anunció la realización de pruebas nucleares subterráneas. En respuesta, el 16 de junio, el Gobierno de Japón resolvió agregar a las anteriores sanciones, dos nuevas sanciones contra Corea del Norte prohibiendo, entre otras cosas, la importación de todos los productos norcoreanos.
  2. (b)  Esta serie de sanciones añadidas contra Corea del Norte fue adoptada teniendo en cuenta, en su totalidad, las circunstancias reinantes. Sin embargo, uno de los factores que influyó en esta decisión fue la falta de acciones concretas para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre los secuestrados como fue acordado en agosto de 2008 (ver arriba, número 9).

3. Esfuerzos realizados por la comunidad internacional

(1) Creciente preocupación internacional por el problema de los secuestros

  1. (a)  El secuestro de ciudadanos japoneses por parte de Corea del Norte es una grave y evidente violación de la dignidad humana, de los derechos humanos y de las libertades fundamentales. La Resolución sobre la Situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte, que fue adoptada en tres años consecutivos desde 2003 por la Comisión de la ONU para los Derechos Humanos, hace un llamamiento para que se logre una solución inmediata en las cuestiones pendientes relacionadas con los secuestros de ciudadanos extranjeros. El profesor Vitit Muntarbhorn, nombrado Relator Especial de la ONU sobre la Situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte, en base a esta Resolución, y como resultado de las reiteradas visitas realizadas cada año a nuestro país desde 2005, ha presentado su informe a la Comisión de la ONU para los Derechos Humanos (a partir de 2006, Consejo de Derechos Humanos) así como a la Tercera Comisión de la Asamblea General. En el informe de 2009 recomienda a Corea del Norte que preste efectiva colaboración para resolver cuanto antes el problema de los secuestros.
  2. (b)  Además de su adopción por la Comisión de la ONU para los Derechos Humanos, la Resolución sobre la Situación de los Derechos Humanos en Corea del Norte fue también adoptada por la Asamblea General de la ONU por primera vez en diciembre de 2005, y desde entonces ha sido adoptada por mayoría de votos durante cinco años consecutivos. La Resolución de la Asamblea General de la ONU, cuya propuesta fue presentada por nuestro país en conjunto con la Unión Europea, manifiesta una profunda preocupación por la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, incluyendo la cuestión de los secuestros de ciudadanos extranjeros, y exige a las autoridades norcoreanas que resuelvan sin demora el problema, incluyendo la inmediata repatriación de las víctimas de los secuestros. (La Resolución de 2009 fue presentada en conjunto por 53 países, entre los cuales se incluye Corea del Sur desde 2008.) Con respecto a la adopción de esta serie de resoluciones, aunque no hayan presentado su voto a favor de este asunto en particular, muchos países (India, Nepal, Vietnam, Indonesia, Colombia, etc.) manifestaron su preocupación por la reacción de Corea del Norte ante el problema de los secuestros. Más aún, durante la reunión del grupo de trabajo para La Revisión Periódica Universal (UPR, siglas en inglés) del Consejo de Derechos Humanos en diciembre del año pasado, se realizó una investigación sobre la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, y se redactó un informe que recoge la preocupación y las recomendaciones de muchos países además del nuestro, con respecto a la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, incluyendo el problema de los secuestros.
  3. (c)  Por otra parte, la preocupación creció, tanto en Japón como en el extranjero, cuando se supo, por los testimonios de los secuestrados que habían regresado a Japón, que en Corea del Norte había personas de Tailandia, Rumania, Líbano y de otros países, además de Japón, que podrían haber sido también víctimas de secuestros. Miembros de las familias de los secuestrados japoneses y surcoreanos comenzaron a visitarse mutuamente viajando entre Japón y la República de Corea. Asimismo, comenzaron a reforzar los vínculos y la cooperación entre las familias en ambos países, después de que en mayo de 2006 se descubrió que el marido de Megumi Yokota probablemente habría sido un ciudadano de la República de Corea, también secuestrado por Corea del Norte.

(2) Medidas diplomáticas adoptadas por Japón

  1. (a)  Utilizando todas las oportunidades diplomáticas para exponer el caso de los secuestros en conferencias internacionales, cumbres del G8 y reuniones entre jefes de estado, además de la Asamblea General y la Comisión para los Derechos Humanos de la ONU antes mencionadas, el Gobierno de Japón ha obtenido la comprensión y el apoyo de países de todo el mundo. En la Cumbre de L’Aquila de julio de 2009, por ejemplo, al ser presentado por nuestro país el problema de los secuestros, los países participantes mostraron su apoyo, y como resultado, en el Resumen de la Presidencia de la Cumbre se incluyó un texto instando a Corea del Norte a que disipe la preocupación de la comunidad internacional sobre los problemas de índole humanitaria, incluyendo la pronta solución del problema de los secuestros. (En la Declaración de los Jefes de Estado del G8 se mencionó explícitamente, por segunda vez consecutiva desde la Cumbre del Lago Toya de Hokkaido, el problema de los secuestros. Sin embargo, desde la Cumbre de Evian de 2003 hasta el presente, el problema de los secuestros ha sido constantemente incluido en el Resumen del Presidente de las cumbres del G8.)
      Además, en consultas bilaterales entre Jefes de Estado, como por ejemplo con Estados Unidos, hubo una actitud de comprensión y colaboración hacia la postura de Japón con respecto al problema de los secuestros. El presidente Obama, en particular, durante su visita a Tokio en noviembre de 2009 declaró que “el total restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Corea del Norte y los países vecinos tiene como requisito que los familiares de las víctimas de los secuestros reciban una explicación suficiente sobre el problema.” Por su parte, la Secretaria de Estado H. Clinton, durante el encuentro con los familiares de las víctimas en febrero del mismo año, declaró que “el problema de los secuestros también debe ser un problema prioritario para los Estados Unidos”. Con respecto a Corea del Sur, el presidente Lee Myung-bak ha manifestado continuamente su apoyo y colaboración en todo cuanto sea posible con respecto al problema de los secuestros. En especial, durante la reunión de consulta entre Jefes de Estado de ambos países celebrada en enero de 2009, afirmó que “en Corea del Sur también existe un gran número de víctimas de los secuestros. Al igual que Japón, nosotros pensamos que Corea del Norte debe colaborar para resolver este problema.” Por su parte, el Secretario General del Partido Comunista Chino Hu Jintao, y el presidente Medvédev de Rusia, también manifestaron su comprensión hacia el problema de los secuestros. Además, durante su mandato, el presidente Bush, en abril de 2006, sostuvo una entrevista con Sakie Yokota, madre de Megumi Yokota, una de las víctimas de los secuestros, y expresó que “Corea del Norte debe respetar los derechos y la dignidad de la vida humana, y debe procurar que la madre de Megumi pueda abrazar de nuevo a su hija.”
  2. (b)  La Declaración Conjunta adoptada en las Conversaciones a Seis Bandas, de septiembre de 2005, refleja la postura básica de Japón que sostiene que no puede normalizar sus relaciones diplomáticas con Corea del Norte mientras queden cuestiones pendientes, incluyendo el tema de los secuestros. Uno de los objetivos de estas Conversaciones a Seis Bandas era adoptar las medidas necesarias para normalizar las relaciones diplomáticas, dejando atrás el lamentable pasado histórico entre Japón y Corea del Norte y resolviendo los temas pendientes, tales como los secuestros de ciudadanos japoneses. Las Conversaciones a Seis Bandas, que se celebraron en febrero de 2007 para llevar adelante este proceso, se centraron en las negociaciones sobre la desnuclearización y el establecimiento de un Grupo de Trabajo para la Normalización de las Relaciones Diplomáticas entre Japón y Corea del Norte. Asimismo, en las Conversaciones a Seis Bandas que se celebraron en septiembre del mismo año, Japón y Corea del Norte acordaron tomar medidas concretas para establecer relaciones entre los dos países. Éstas fueron publicadas en una declaración escrita, el 3 de octubre.
      En las Conversaciones a Seis Bandas se acordó que Corea del Norte recibiría ayuda económica y energética a cambio de tomar medidas para abandonar el desarrollo nuclear. Sin embargo, nuestro país tomó la decisión de no participar en el acuerdo de las Conversaciones a Seis Bandas para suministrar energía a Corea del Norte hasta que no se lograra un progreso en el problema de los secuestros.
  3. (c)  Según lo expuesto, el Gobierno de Japón ha obtenido la comprensión y el apoyo explícitos de la comunidad internacional con respecto a la importancia que reviste la resolución del problema de los secuestros y las medidas adoptadas por el gobierno con tal fin. El Gobierno de Japón, teniendo en cuenta que la comprensión y la colaboración de la comunidad internacional son imprescindibles para instar a Corea del Norte a tomar una decisión para resolver el problema de los secuestros, continuará impulsando activamente la solidaridad de la comunidad internacional.

4. Medidas adoptadas en Japón

(1) Investigaciones y averiguaciones realizadas por el Gobierno de Japón

Desde la Cumbre entre Japón y Corea del Norte celebrada en septiembre de 2002, el Gobierno de Japón ha recibido una constante cooperación por parte de las víctimas de secuestros que han regresado a Japón y ha continuado realizando investigaciones y averiguaciones sobre otros casos de secuestros por Corea del Norte, así como aquellos en donde no se puede descartar la posibilidad de que hayan sido secuestros. Los resultados de estas investigaciones y averiguaciones han llevado al Gobierno de Japón a identificar nuevos casos y posibles autores de secuestros, como se detalla más adelante. El Gobierno de Japón se compromete a continuar con las investigaciones y averiguaciones y, si se identificaran nuevos casos de secuestros, se trataría el tema de forma apropiada con Corea del Norte. Además, el Gobierno hará todo lo posible por obtener una explicación completa sobre los casos de secuestros conocidos, incluyendo la identificación de los autores de estos crímenes.

(a) Nuevas víctimas de secuestros identificadas

Las investigaciones y averiguaciones realizadas por las autoridades japonesas han revelado nuevas evidencias. Éstas han llevado al Gobierno de Japón a sospechar que el caso de la desaparición de una mujer en la prefectura de Tottori en octubre de 1997 (Kyoko Matsumoto) y el caso de la desaparición de un hombre en la prefectura de Hyogo en junio de 1978 (Minoru Tanaka) sean también secuestros perpetrados por Corea del Norte. Así, el Gobierno de Japón añadió a Minoru Tanaka, el 27 de abril de 2005, y a Kyoko Matsumoto, el 20 de noviembre de 2006, a la lista de ciudadanos japoneses identificados como víctimas de secuestros cometidos por Corea del Norte. Con estos dos nuevos casos, los secuestros, perpetrados por Corea del Norte e identificados por el Gobierno japonés, se elevan a 12 casos con 17 personas secuestradas.

En relación al caso del secuestro de dos extranjeros (hermanos de nacionalidad norcoreana), perpetrado por Corea del Norte en territorio japonés, el Gobierno de Japón sostiene que los secuestros constituyen un grave quebrantamiento de los derechos humanos, sin importar la nacionalidad de las víctimas, y una violación de la soberanía nacional de Japón. Por esta razón, el Gobierno exige que Corea del Norte permita el regreso de estas dos personas a Japón, el lugar donde fueron secuestradas, y proporcione también una explicación completa sobre este caso.

(b) Identificación de posibles autores de casos de secuestros

El 23 de febrero de 2006, las autoridades japonesas identificaron al agente norcoreano Sin Kwang-Su como el autor de los secuestros de Yasushi y Fukie Chimura, y al agente norcoreano conocido como Choi Sun-Chol, que se atribuye el nombre de Kenzo Kosumi, como el autor de los secuestros de Kaoru y Yukiko Hasuike. El 2 de noviembre del mismo año, las autoridades japonesas identificaron a la agente norcoreana conocida comúnmente como Kim Myong-Suk, como la autora del secuestro de Hitomi Soga y de su madre Miyoshi. El 22 de febrero de 2007, las autoridades japonesas identificaron a dos personas cuyos verdaderos nombres no han podido confirmarse todavía, Han Myeong-Il, también conocido como Han Geum-Nyeong, y Kim Nam-Jin, que en aquel tiempo era asesor de la división de Japón del Partido Laborista Coreano, como cómplices en el secuestro de los Hasuike. El 13 de junio de 2007, las autoridades japonesas identificaron a  Junko Mori y Sakiko Wakabayashi (apellido de soltera Kuroda), esposas de miembros del grupo Yodo-go, como responsables del secuestro de Toru Ishioka y Kaoru Matsuki. Se emitieron órdenes de arresto para todos estos sospechosos que fueron incorporados a la lista de personas buscadas por Interpol. El Gobierno de Japón exige a Corea del Norte la extradición de estas personas a Japón.

Las autoridades japonesas han estado trabajando desde hace mucho tiempo en casos de secuestros de ciudadanos japoneses perpetrados por Corea del Norte. Desde agosto de 2002, se han emitido órdenes de arresto para el agente norcoreano Sin Kwang-Su, por el secuestro de Tadaaki Hara (en el caso Sin Kwang-Su); para Kimihiro Uomoto (anteriormente Abe), miembro del grupo Yodo-go, por el secuestro de Keiko Arimoto; y para el agente norcoreano Kin Se-Ho, principal sospechoso del secuestro de Yutaka Kume (en el caso Ushitsu). Todos estos sospechosos han sido añadidos a la lista de personas buscadas por Interpol y el Gobierno de Japón exige a Corea del Norte la extradición de estas personas a Japón. También se ha dado una orden de arresto para Kim Kil-Uk como cómplice en el secuestro de Tadaaki Hara, y las autoridades japonesas están llevando a cabo los trámites necesarios para incluirlo en la lista de Interpol.

El 26 de abril de 2007, las autoridades japonesas emitieron una orden de arresto para Yoko Kinoshita, también conocida por el nombre de Hong Su-Hye, como principal sospechosa de un posible caso de secuestro de extranjeros (hermanos de nacionalidad norcoreana) en territorio japonés, y se están llevando a cabo los trámites necesarios para incluirla en la lista de Interpol.

(c) Pruebas de ADN relacionas con el marido de Megumi Yokota (abril de 2006)

En abril de 2006 y según los resultados obtenidos con las pruebas de ADN realizadas por el Gobierno de Japón, se descubrió que había una gran probabilidad de que Kim Young-Nam, un ciudadano coreano secuestrado en la República de Corea en 1978 cuando era estudiante de secundaria, hubiera estado casado con Megumi Yokota. El Gobierno de Japón presentó los resultados de las pruebas a Corea del Norte y exigió una vez más una postura sincera para solucionar el tema de los secuestros. Por su parte, la República de Corea realizó pruebas por su cuenta en mayo de 2006 y llegó a las mismas conclusiones.

(d) Encuentro de la familia Iizuka con Kim Hyon Hui (marzo de 2008)

El 11 de marzo de 2009, la familia Iizuka, a la cual pertenece Yaeko Taguchi, se reunió en Busán, Corea del Sur, con Kim Hyon Hui (autora del atentado contra el avión de Korean Air), una testigo clave sobre el paradero de aquella. El encuentro, largamente esperado por la familia Iizuka, tuvo lugar con la colaboración del Gobierno de Japón y de Corea del Sur. Gracias a la importante información (ver nota) sobre Taguchi revelada por Kim durante ese encuentro, el Gobierno de Japón se encuentra en este momento realizando las tareas de constatación.
  (Nota) Testimonio de Kim: “En enero de 1987 volví de Macao, y en febrero o marzo, oí que el conductor decía que Taguchi había sido llevada a algún lugar desconocido. Como en 1986 aquellas víctimas que vivían solas tuvieron que casarse, pensé que Taguchi se habría ido a alguna parte para casarse.”

(2) Entrada en vigor de la Ley en Respuesta a los Secuestros y Otras Violaciones de los Derechos Humanos Perpetrados por Corea del Norte (junio de 2006)

El objetivo de esta ley es elevar la concienciación entre los ciudadanos japoneses sobre el tema de los secuestros y otras violaciones de los derechos humanos perpetradas por las autoridades de Corea del Norte, así como promover la cooperación con la comunidad internacional para esclarecer toda la verdad y evitar que se produzcan casos similares en el futuro. La ley fue promulgada y entró en vigor el 23 de junio de 2006.

Además de fijar las responsabilidades del Gobierno para solucionar el tema de los secuestros, entre otras cuestiones, en esta ley también se establece las responsabilidades de la administración central y de las administraciones locales en la concienciación sobre la cuestión de los secuestros. A su vez, establece la Semana de Concienciación sobre las Violaciones de Derechos Humanos en Corea del Norte (del 10 al 12 de diciembre) y en ella hace un llamamiento a la administración central y a las administraciones locales para que organicen eventos educativos sobre el tema en esa semana. El 6 de julio de 2007 y fue incluida una nueva disposición para que las medidas adoptadas por el Gobierno de Japón sean elaboradas cuidadosamente con el fin de contribuir a solucionar el tema de los secuestros.

Asimismo, en diciembre de cada año se celebra la “Semana de Concienciación sobre las Violaciones de Derechos Humanos en Corea del Norte” como establece esta ley. El Gobierno de Japón lleva a cabo diversos eventos informativos, conferencias y simposios, la “Semana de Concienciación sobre las Violaciones de Derechos Humanos en Corea del Norte” etc., y suministra apoyo a conferencias internacionales organizadas por entidades de la sociedad civil y otras organizaciones del sector privado.

(3) Establecimiento de una nueva Jefatura Central para Casos de Secuestro de Ciudadanos Japoneses (octubre de 2009)

  1. (a)  En septiembre de 2006, el Gobierno de Japón estableció por primera vez la Jefatura Central para Casos de Secuestro de Ciudadanos Japoneses, encabezada por el Primer Ministro, con el fin de promover medidas integrales para resolver el problema de los secuestros. La Jefatura Central está compuesta por todo el Gabinete y proporciona una estructura central para que todo el Gobierno pueda adoptar una postura unificada con la meta de dar una solución a la cuestión de los secuestros.
  2. (b)  En octubre de 2009, el Gobierno de Japón disolvió la Jefatura Central para Casos de Secuestro de Ciudadanos Japoneses vigente hasta ese momento, y al mismo tiempo estableció una nueva jefatura presidida por el Primer Ministro con el fin de deliberar sobre las medidas en relación con la cuestión de los secuestros, y para impulsar la inmediata repatriación de los sobrevivientes, esclarecer el estado real de las víctimas cuya suerte se desconoce, y asimismo promover las estrategias operativas generales en relación con esta cuestión. Esta Jefatura está constituida en primer lugar por el Primer Ministro como Director, el Ministro para la Cuestión de los Secuestros como Asistente, el Secretario en Jefe del Gabinete y el Ministro de Asuntos Exteriores. En torno a ella se ha establecido un sistema operativo para adoptar las medidas necesarias para solucionar el problema de los secuestros.
      Esta Jefatura se reunió por primera vez en octubre del mismo año y ratificó, entre otras cosas, su intención de fortalecer el sistema administrativo de la Jefatura Central para Casos de Secuestro de Ciudadanos Japoneses, en especial en lo referente al sistema de información, y de continuar impulsando las medidas que deben ser adoptadas por todo el cuerpo de gobierno para que se realice inmediatamente la vuelta con vida de todas las víctimas de los secuestros.

(4) Publicidad y concienciación

Teniendo en cuenta que para resolver el problema de los secuestros es importante avivar el interés sobre este tema dentro y fuera del país, el gobierno está realizando diversas actividades publicitarias y de concienciación sobre el problema de los secuestros, tales como la “Semana de Concienciación sobre las Violaciones de Derechos Humanos en Corea del Norte” antes mencionada, eventos de sensibilización en las prefecturas, elaboración y distribución de DVD y folletos, promoción de sesiones de cine y conferencias y envío de conferenciantes, etc.

Además, para poder hacer llegar a los japoneses víctimas de los secuestros que aún permanecen en Corea del Norte los mensajes de sus familias, y para difundir no sólo la información en torno al problema de los secuestros sino también sobre la situación dentro y fuera del país, el Gobierno de Japón realiza desde julio de 2007 una emisión radial de onda corta dirigida a Corea del Norte titulada “Vientos de la Tierra Natal” (“Furusato no Kaze” en japonés, “Il Bon E Param” en coreano). (Nota: se puede escuchar la transmisión también a través de nuestra página web.)